¿Qué es una diálisis?

Es un proceso mediante el cual se usan ciertos mecanismos y sustancias para realizar las funciones de los riñones. Esto, porque los riñones han sido atrofiados, intoxicados o padecen un trastorno renal.

Nuestros riñones son los órganos encargados de filtrar en la sangre los desechos y toxinas acumuladas para enviarlas a la vejiga y botarlas por la orina.

Actualmente, los procedimientos e innovaciones médicas buscan avances que permitan mejorar la calidad de vida de pacientes que requieran tratamientos de esta naturaleza.

¿Qué es una diálisis?

¿Qué sucede en la diálisis?

El proceso de diálisis elimina los excesos de agua y electrolitos. Así, ayuda a los riñones a producir eritropoyetina (estimula la producción de glóbulos rojos) y calcitriol (Vitamina D). Permitiendo, el normal desarrollo de las actividades endocrinas y reguladoras de este sistema.

Tipos de diálisis

Existen varias formas de aplicar este tratamiento, son:

Hemodiálisis

La hemodialisis consiste en la inserción de dos tubos; por uno, se extrae la sangre y se envía a una máquina que realiza las funciones del riñón. Luego, regresa al torrente sanguíneo mediante el otro tubo.

Diálisis peritoneal

Se llama así, porque la sustancia dializante se introduce en el peritoneo, una membrana que recubre el interior del abdomen. Sabiendo esto, el especialista realizará una pequeña cirugía para introducir un catéter que servirá para la salida y entrada del líquido durante el “intercambio”. Luego, las sesiones se realizan durante un tiempo, así, el líquido recogerá todos los desechos y serán extraídos hacia una bolsa.

Hemo filtración

Es similar a la hemodiálisis, pero es usado en tratamientos intensivos pues las sesiones duran mucho tiempo. En este caso, se filtran más cantidades de sangre.

Lee también:  ¿Qué es la insuficiencia renal aguda?

¿Qué casos ameritan una diálisis?

El procedimiento de diálisis, debe aplicarse previa autorización y supervisión médica, justificada por ciertos parámetros.

Estos son: insuficiencia cardiaca, niveles excesivos de glucosa, potasio y calcio en la sangre, exceso de fluidos y agua.

También, el exceso de acidosis en la sangre, cambios en la actividad cerebral y cálculos renales.

La dieta es muy importante

Lo primordial es una dieta baja en sales y azucares. Serán supervisados, el consumo de proteínas y vitaminas de acuerdo al peso y contextura de los pacientes. Además, mantener una adecuada alimentación y un consumo regular de fibras mejorará la condición del paciente.

Aplicar un tratamiento de diálisis renal requiere una preparación psicológica y educativa para el paciente. Pues, eliminar los miedos y prejuicios relacionados a esta enfermedad suele mejorar la percepción y adecuación a la diálisis y sus efectos.


Deja un comentario

counter